lunes, febrero 28

Ella podría haberse llamado Sara, Verónica, Nerea, María, Penélope, Andrea, Ana o Alejandra
Él podría haberse llamado Diego, Rubén, Darío, Sergio, Lucas, Eduardo, David o Javier.
Pudieron haberse conocido en un bar, la universidad, el trabajo, el supermercado, el autobús o una fiesta.
Él pudo haber dicho algo gracioso y ella reirse. Ella pudo haber fruncido el ceño y él encontrarlo adorable. La película favorita de él podría ser Ocean's eleven y la de ella Desmontando a Harry. Ella podría adorar a The killers, o Artic Monkeys y él a Kings of Leon o Oasis.
Ella podría ser morena de ojos oscuros y él pelirrojo de ojos claros. Él podría tener una cicatriz en la rodilla izquierda y ella podría morderse las uñas.
Podrían haber tenido una cita, dos o tres hasta darse cuenta de que se habían enamorado. Podrían haberse dado miles de besos y caricias. Podrían haber hecho el amor muchas veces. Podrían haberse enfadado demasiadas veces y reconciliarse otras tantas. Podrían haberse sonreido o abrazado bajo la lluvía de Marzo.
Podrían haber vivido miles de cosas, pero simplemente se limitaron a pasar el uno al lado del otro sin apenas mirarse. Podrían haber sido almas gemelas.
Pero ya no lo sabrán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario