jueves, junio 2

Never two.

Fue ahí que comprobé que siempre puede haber  algo peor. Fue así que comprobé que la angustia es prima de la desesperación. Y que a veces,  tal vez, estar solo es mejor y que al cielo no se llega nunca de a dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario