viernes, agosto 24

No hay título que valga.

Me han tildado de tantas cosas en mi vida que ya perdí la cuenta. Me pusieron rótulos aún sin conocerme y, lo que es peor, me los pusieron conociéndome. Se han dicho cosas de mí y las buenas no han sido mencionadas. ¿Por qué la gente hace tanto incapié en los defectos y no en las virtudes? Éste pensamiento me asalta y me acusa de ser una más de esas personas que consciente o inconscientemente tienden a darle más importancia a lo malo que a lo bueno.
Me han llamado careta, falsa, cambiante, traidora, estúpida, tira gente, etc. pero ahí están, con el nombre de "calificativos que no me corresponden" (bueno, lo de cambiante lo podemos negociar)...pero hay otros adjetivos que me sobresaltaron y llamaron mi atención por su calidad de verdaderos. Me pasó de que me sienten y me digan: "Piba, tenes una mirada triste, pero no a veces, constantemente. Aunque en tu boca haya una sonrisa esa felicidad no llega a tus ojos". Me acusaron de ser fría y de que todo lo demás no tiene la menor importancia para mí, me llamaron melancólica y reflexiva aunque también me dijeron que sufría de una racionalidad desmedida. Entre esas dos no sé con cuál quedarme. No sé si considerarme una romántica o una persona racional, evidentemente no son antónimos: conviven las dos virtudes -o defectos- en mí.
Creo que toda persona se construye a bases de contrariedades, el ser humano es contrario de sus propios actos. Sin embargo, me niego a pensar que una persona cambia. Una persona nunca cambia, su escencia está ahí, tal véz oculta bajo cién máscaras o quizás este ahí, a la vista pero ésta nunca dejará de ser lo que es. Si sos una persona mala, lo lamento, pero así vas a ser siempre, aunque quieras ocultarlo. Si sos una buena persona tampoco lo vas a cambiar.
La gente miente. Todos mienten. Y no los juzgo, yo también lo hago y con bastante frecuencia, lo que es malo. Pero es lo que soy, es lo que todos somos...hay que aceptarlo: queramos o no todos somos,en mayo o menor medida, unos canallas.

(Debo admitir que es increíble el talento que tengo para saltar de un tema a otro completamente distinto, eso pasa cuando me dejo llevar y escribo lo que el corazón siente, sin pensar. Pienso y escribo. Escribo mientras pienso.)
____________________

Hago un pequeño paréntesis y me permito decir una palabras en este día tan especial. Muchos no lo sabran pero, les puedo asegurar, que son más lo que lo saben que los que no. Hoy, 24 de Agosto de 2012 hace 113 años que nació uno de los más grandes escritores que el mundo nos regaló y nos dió el placer de conocer y leer -sino el mejor-. Un día como hoy en 1899 nacía una leyenda y un orgullo para el pueblo argentino y para la literatura hispanoparlante. Hoy, hace 113 años, Jorge Luis Borges nacía y con él el mundo de la literatura conocía lo que era ir siempre un paso más allá. Personalmente, Borges es uno de mis escritores favoritos, no sólo por su calidad de escritor sino también como un gran pensador y maestro, es alguien a quien admiro mucho y agradezco porque él fue el que me dio la bienvenida a este maravilloso mundo de la lectura, del cual, ojala, nunca me aburra. No, tampoco lo creo posible.

¡Feliz Día queridos lectores!


1 comentario:

  1. Estimada, me permito dos o tres consideraciones: es normal ser rotulado, es una especie de vicio que tiene como principal fin "encuadrar" a la persona en una determinada tipología, porque tenemos la necesidad de dar previsibilidad a las personas y es más facil si se logra calificarlas de alguna manera.

    Estoy de acuerdo, la esencia de la persona no cambia, más alla de las distorsiones del ego, que son las máscaras a las que te has referido.

    Todos mentimos, pero ne no necesariamente todos somos unos canallas.

    Me gusta tu manera de escribir. Volveré para comentar tus otros posteos.

    Besos

    ResponderEliminar