lunes, junio 10

Confia.


Es posible que ya no te fijes en los cuentos que te cuenta, el mundo no hace más que respirar. Es posible que tus ojos ya no emitan esa luz que enceguecía hace algún tiempo atrás. Ya se fueron todos de la casa y la mañana envuelve todo, todo en un profundo azul. La verdad se enciende sola, es una flor en el silencio
que quema de luz la habitación.Yo quisiera hablar pero lo que doy es un hombre viendo el norte solo y loco hacia el sur. Tengo que confiar, saber esperar. Tengo que respirar, es un panic attack. Y sacarme de una vez esta cruz.
La vida son los círculos, los círculos dan vuelta y los círculos se van. Cuando yo creí que estaba todo bien, en realidad estaba haciendo todo exactamente mal. No es tan grave en verdad, las cosas van moviéndose y se mueven a la larga porque sí. Y si hoy ese perfume es el de la soledad: Si no confías no vas a ser feliz. Y me haces hablar.
A veces es mejor quedarse quieto con el trago en la mano en un rincón. Ya nos veremos en algún lugar, en alguna fiesta, en cualquier ciudad, cuando me hables con el corazón. Es tu vida, no se puede tocar, es una caja preciosa, no se puede tocar. Tendrías que saber quien soy. 
Confía, nena, confía. Soy todo lo que quieras, también tu suplicio y tu luz. A vos te gusta la mañana, a mí la luna re borracha, bancatela, va a ser siempre así. No te vendría mal saber que yo no quiero hacerte daño y ya dejar de sufrir. ¿Y si me buscas?
Vos sos tan incierta, yo también y nadie sabe nada y quién a quién vino a buscar. Tell me, my heart, decímelo, contámelo, probame que lo hiciste mal, es una posibilidad. Y todo lo que no contás es todo lo que alguna vez con toda mi alma voy a confiar.
Lo que pasó fue para bien, no lo trates de entender. Sabés que ya no hay vuelta atrás, tuvimos la oportunidad. Y si algo aprendimos en el mundo es que el mejor momento aún no vino, está por llegar.
Confía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario