lunes, abril 9

Ciudad del Desencuentro, Buenos Aires.


Si hay algo que odio, es el falso patriotismo. El nacionalismo barato. Uno no solo es argentino cuando gana la Selección, cuando hay un aniversario. Uno es argentino SIEMPRE! Y no, no me hago la patriota ni vengo con el cuento de que siempre lo soy, lo admito gente, no soy ''fan'' de mi país pero no me acuerdo del orgullo que es ser argentino cuando se cumplen 30 años de Malvinas, cuando se cumplen 36 años del Golpe Militar, cuando se cumplen 35 años de que mataron a Rodolfo Walsh. Tampoco me acuerdo de mi país cuando está en las malas solamente, no veo solo lo peor y lo mejor, mejor ni me meto. Veo el vaso medio lleno y medio vacío. ¡Cuántas cosas buenas tiene nuestro país y nosotros somos los que menos las valoramos! Ver que está lleno de turistas que admiran más nuestra belleza que nosotros mismos, quienes tendríamos que ser los primeros en quererla y cuidarla, ver sus caras maravilladas al ver bailarines de Tango en Florida, ver sus caras cuando ven El Glaciar, el Obelisco, y todas esas cosas tan nuestras que no las queremos. Después si, cuando se van recién se acuerdan de sus raíces...y los entiendo, seguramente haría lo mismo, uno siempre se convierte en lo que odia. A vos, a vos te digo que valores lo que tenes antes de que sea tarde, tu mamá, tu abuela, tus amigos, tu novio, tu perro, tu hermano...tu país, porque todo aquello que nos parece rutinario, todo aquello que vemos y tenemos a diario un día nos va a faltar y ya va a ser demasiado tarde.



La calle más larga, el río más ancho, las minas más lindas del mundo. El dulce de leche, el gran colectivo, alpargatas, soda y alfajores. Las huellas digitales, los dibujos animados, las jeringas descartables, la birome. La transfusión sanguínea, el seis a cero a Perú, y muchas otras cosas más. La argentinidad al palo. Gigantes como el obelisco, campeones de fútbol, boxeo y hockey. Locatti, Barreda, Monzón y Cordera también, matan por amor. Tanos, gallegos, judíos, criollos, polacos, indios, negros, cabecitas... pero con pedigree francés somos de un lugar santo y profano a la vez, mixtura de alta combustión La argentinidad al palo. Diseminados, y en franca expansión, hoy nos espera el mundo entero, no es para menos la coronación, brota el encanto del suelo argento. ¡Y no me vengan con cuentos chinos!  Que el che, Gardel y Maradona son los number one, como también lo soy yo, y argentinos ¡gracias a dios!. También Videla y el mundial 78 Spadone y la leche adulterada manzano se hizo la cirugía del orto, descuartizan vacas en el norte. Y siguen los nariguetazos en el congreso Galtieri y "los estamos esperando". Más desnutridos en el "granero del mundo". Cayó la fundación padre bufarra. Alfonsín con "la casa está en orden" "el que apuesta al dólar pierde", dijo el ministro. También Menem y su primer inmundo Cavallo y sus lágrimas de cocodrilo. Cinco presidentes en una semana. Encontraron al muñeco de Yabrán con un tiro en la cabeza. de la rúa con su tímida boludez. Pero ¿Qué me vienen a coger a mí con la pija muerta? ¡Yo la tengo mucho mas grande que vos! a los boludos como vos me los cojo de parado. Cuando vos fuiste, yo ya fui y vine ¡Cuarenta veces! ¿Cómo no querés que los cague, si son unos boludos de mierda? ¡Son todos una manga de garcas! ¡Este país está lleno de ladrones! ¿yo?... ¡argentino! Como el tiro en el corazón de favaloro. Del éxtasis a la agonía oscila nuestro historial. Podemos ser lo mejor, o también lo peor, con la misma facilidad.

LA ARGENTINIDAD AL PALO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario